Entre mejores compañeros de trabajo seamos, más felices y productivos seremos

mr-strategos

 

Por Martha Ruiz

4 estrategias que contribuyen al fortalecimiento de relaciones laborales positivas como fuente de felicidad y motivación

Como líderes de talento humano también podemos ser agentes de cambio incentivando los lazos de confianza y conocimiento mutuo entre los colaboradores como factor de influencia cuando de implementar cambios, promover nuevas conductas y fomentar la creatividad e innovación se trate.

ramon-cortesSi bien todos, alguna vez, hemos estado de acuerdo con la afirmación ‘no vengo al trabajo a encontrar amigos’, debemos reconocer que, como buenos seres humanos, somos criaturas sociables por naturaleza y que aunque la vida eventualmente no nos conceda la alegría de encontrar un amigo en nuestro trabajo -¡el mejor de los regalos!- como líderes nos resulta fundamental el crear vínculos de respeto y admiración profesional como motor de productividad.

Interactuar con otros no siempre resulta fácil y el no poder elegir nuestros compañeros de labores conlleva la oportunidad de ‘trabajar’ tales relaciones con mayor atención y dedicación con quienes, además de tener aficiones en común, compartimos tiempo -aproximadamente 220 días al año-, proyectos, frustraciones, planes, entre otros.

El contribuir al fortalecimiento de relaciones positivas conlleva un mejor clima laboral como factor de motivación y compromiso. Y no se trata de crear o promover la creación de amistades, la amistad es un vínculo personal que surge naturalmente y no como resultado de una iniciativa corporativa; en Strategos apoyamos a los líderes en talento humano a generar ambientes que promuevan el enfoque en el cliente, la motivación, el alcance de resultados, el orgullo de pertenecer y permanecer en una organización a partir de 4 prácticas como estrategias individuales para la construcción y fortalecimiento de relaciones laborales positivas:

Generar Confianza – Exalte entre los colaboradores la verdad como garantía inequívoca de ser una persona confiable. La confianza es el tesoro más valioso que toda persona puede forjar; requiere compromiso, honestidad e integridad.

Ser Agradecidos – Incluya en el lenguaje organizacional expresiones de gratitud. Ante todo, admitir que necesitamos de los demás reconociendo explícitamente que muchos de los logros alcanzados ha sido gracias a la ayuda de otras personas.

Ser Positivos – Divulgue habilidades que mejoren la disposición para manejar emociones como la hostilidad, frustración, etc. Sin dejar de reconocer que el positivismo es fácil en condiciones normales, en momentos críticos, es importante mantener la calma.

Evitar las Habladurías – Promueva y genere espacios para el diálogo directo entre las personas que tengan conflictos. El comentar con personas diferentes a las directamente involucradas afecta el juicio sobre estas últimas y la imagen de quien hace el comentario.

Los líderes en talento humano están llamados a marcar la pauta en términos de su relacionamiento positivo con la alta dirección, pares y colaboradores; déjeles saber un poco más de quién es usted, qué le gusta, hable en positivo de sus colaboradores, participe en actividades que no necesariamente sean de índole laboral, presente agradecimientos y reconocimientos en público; tomar acción directa para crear un entorno de trabajo amigable solo es efectivo a partir del ejemplo.